¡Vea, lea y suscríbase al boletín completo aquí!

Estimados amigos,

Feliz Año!

El año 2019 ha sido un año tumultuoso en el que nosotros y la sociedad civil a nivel mundial hemos estado luchando por la supervivencia y la justicia, especialmente junto con las personas más marginadas y las comunidades más afectadas. A pesar de la situación, se han levantado movimientos sin precedentes, especialmente el movimiento juvenil sobre el clima y los movimientos de mujeres a nivel mundial. La gente se ha levantado para acabar con las desigualdades en muchos países: las mujeres han exigido representación y justicia, los jóvenes de todo el mundo han tomado las calles por su futuro y el clima, los pueblos indígenas han denunciado la destrucción de la Amazonia y su existencia, y los ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo han luchado contra los gobiernos totalitarios y autoritarios.

En diciembre estuve en la conferencia COP25 donde representé tanto al GCAP como a la Alianza Panafricana por la Justicia Climática (PACJA – pos sus signlas en inglés). Las organizaciones de la sociedad civil estaban decepcionadas porque el Norte global no cumplió con los compromisos de financiamientoLa sociedad civil africana estaba bastante decepcionada (artículo en ingés)  por el fracaso en la toma de decisiones ambiciosas que reflejaran las circunstancias y necesidades especiales de África y que estuvieran a la altura de la emergencia climática que se estaba desarrollando.

El cambio climático está aquí – los africanos y muchos otros en el Sur Global son los más afectados por las consecuencias de las políticas en el Norte global. En mi país natal, Kenia, hemos tenido terribles desplazamientos terrestres   debido al clima extremo, matando a muchos y afectando a miles. Sin embargo, no hubo compromisos firmes de los países industrializados de reducir drásticamente las emisiones, lo que refleja la escala y la urgencia de la crisis climática que se está desarrollando. Lea más aquí sobre mi análisis y el de la sociedad civil sobre la Conferencia COP25.

En 2019, el GCAP ha estado muy activo y a la vanguardia de estos movimientos para crear un cambio sistémico y asegurar que nadie se quede atrás. Co-creamos el movimiento #StandTogetherNow y en septiembre, en paralelo a la Cumbre del los ODS de la ONU, organizamos la primera Asamblea del  Pueblo en la Asamblea General de la ONU que reunió a 300 representantes de la sociedad civil de todo el mundo en torno a los temas del espacio cívico, las desigualdades y la justicia climática y ambiental. Este impresionante encuentro creó un espacio para amplificar las voces y demandas de los más vulnerables y marginados en los niveles más altos de la toma de decisiones. A lo largo del año, apoyamos las protestas climáticas y marchamos y trabajamos junto con Fridays for Future, también conocido como Juventud por el clima, para poner de relieve que estamos en una emergencia climática.

Aseguramos que las preocupaciones de las mujeres y niñas con discapacidad formen parte del proceso de Beijing+25 a través de nuestra campaña para que ninguna mujer se quede atrás en los foros regionales de Addis Abeba, Bangkok y Ginebra. El GCAP también co-organizó un evento paralelo sobre mujeres activistas del cambio climático en el foro Beijing+25 en Bangkok. A través de la campaña «Rostros de la Desigualdad», en un continente tras otro, las coaliciones nacionales del GCAP hicieron campaña, abogaron y crearon conciencia sobre las desigualdades y sobre el ODS 10 y la sorprendente y amplia cantidad de desigualdades en toda Europa (reporte en ingés). Por ejemplo, GCAP India, destacó los múltiples desafíos de las comunidades marginadas para lograr los ODS (reporte en ingés).

Nos alegramos de poder continuar y reforzar este trabajo en el año 2020 y, mientras tanto, les deseamos unas felices fiestas y un próspero año nuevo!

Salina Sanou
Copresidente mundial del GCAP