Foto: Diario La República

El Perú esta afrontando un desafiante momento histórico. El Presidente Martin Vizcarra disolvió el Parlamento y convocó nuevas elecciones, usando su facultades constitucionales luego que el Parlamento rechazó dos veces un voto de confianza al gobierno. Convocar nuevas elecciones es una respuesta al llamado de la gente para cambiar el Parlamento después de la explosión de los escándalos de corrupción que han involucrado a muchos congresistas. Durante el ultimo año en el Congreso la mayoría formada por Fuerza Popular, el partido de Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori, y del APRA, históricamente guiado por Alan García que recién se suicidó cuando los jueces le entregaron el orden de detención, ha evitado sistemáticamente que se investiguen tanto a sus miembros como a magistrado con sospecha de corrupción. 

Esta aislada ‘mayoría’ de los excongresistas rechazó la decisión del mandatario y, con el Congreso ya disuelto, intentó de deponer al Presidente Vizcarra nombrando jefe del estado la Vicepresidenta Araoz. La señora Araoz juramentó para aceptar el carga y el día siguiente presentó carta de renuncia.

La sociedad civil peruana, activa permanentemente, aprueba la convocatoria de nuevas elecciones y trabaja para renovar radicalmente la política nacional, luchando contra la corrupción y los privilegios que están afectando el país y la posibilidad de vencer la pobreza, las desigualdades y la injusticia.

GCAP solidariza con la lucha de la sociedad civil peruana y con todos los ciudadanos que están intentando de cambiar su país, abriendo la democracia a la transparencia, la participación y la autentica libertad.

 

Foto Credit: ANC – Asociación Nacional de Centros