Evento Paralelo al Foro Político de Alto Nivel.

Para que logremos implementar economías del bienestar para la vida y el planeta las sociedades, sectores, OSC, territorios, gobiernos debemos partir de un dialogo social y político.

En el marco de Estocolmo y Acuerdo de Escazú proponemos que  los procesos  de desarrollo deben ser endógenos, desde la cosmovisión e imaginarios de vida de los pueblos sus políticas públicas deben partir del cuido verdadero de sus ecosistemas y sin quitar el acceso a las poblaciones indígenas a sus nichos ambientales que han preservado históricamente.

Para un verdadero desarrollo sostenible es urgente la financiación,  destinar fondos para alcanzar los objetivos previstos para el bienestar humano y a su vez es necesario que los estados movilicen recursos internos  dando prioridad a la población, al territorio, hacer buen uso de los recursos del territorio y que regrese en bienestar de sus habitantes.

El grupo de economías alternativas  transformadores se ubican en el campo de las propuestas, es una crítica al modelo dominante, es una crítica al actual modelo de desarrollo. Las economías transformadoras  requieren imaginación, voluntad, las personas la reciben con mucho agrado y se le suma los sueños de cuidar al planeta, se le suma el reconocimiento a los saberes ancestrales. Las economías transformadoras tienen su centro en la búsqueda de la dignidad de las personas y el cuidado de la Naturaleza.

Ante la pregunta de ¿Cómo se hace efectivas las economías transformadoras? Planteamos que estas parten de las comunidades y sus relaciones, se construyen con la gente, porque no son economías individualistas.

El reto es cambiar la cultura frente a la economía y ahí los gobiernos tienen algo que hacer, no hay derechos humanos, derechos ambientales, del desarrollo, si no hay derechos vistos como horizonte emancipatorio y reivindicativo, que puedan volverse realidad, si no hay movimientos sociales que pueden hacerlos realidad para vivir en paz con el planeta  manteniendo la integralidad del ambiente

1-Desde Latinoamérica demandamos cambio en la matriz productiva considerando los retos que nos impone la sostenibilidad de la vida y el planeta.

2-Transformaciones profundas en la economía desde la perspectiva feminista

3-Derechos de la naturaleza y justicia climática para un futuro sostenible

4-Seguridad y soberanía alimentaria como derechos colectivos

5-Proponemos alternativas económicas transformadoras vinculadas con los saberes de los pueblos de América Latina y su proyecto histórico ampliando la puesta en práctica de las Economías Transformadoras como:

Monedas, Trueques, Comercio Justo, Consumo Responsable, Economía Social Solidaria, Economía Ecológica, Ambiental  y se destaca como parte de la Economía Feminista, la Economía del Cuidado ya que al introducir el lente del cuidado se vuelve algo absolutamente diferente el cuidado con la personas  y el cuidado con la naturaleza entre otras.

Por Georgina Muñoz P./ Directora RENICC Nicaragua / Co-Presidenta LATINDADD / Co-Presidenta GCAP GLOBAL