La Dimensión Ambiental de los ODS y la Agenda 2030 en América Latina y el Caribe fue el punto central del evento paralelo celebrado en el marco del VII Foro de los Países de ALC sobre Desarrollo Sostenible 2024. Organizado por GCAP y GCAP América Latina y el Caribe el 16 de abril de 2024 en Satiago-Chile, el evento destacó los desafíos ambientales críticos y la urgente necesidad de una acción transformadora.

Descargar el resumen del evento en inglés.

Descargue el resumen del evento en español.

Principales puntos destacados y debates

Importancia de la dimensión medioambiental en la Agenda 2030:

Los oradores hicieron hincapié en que la dimensión medioambiental de la Agenda 2030 es fundamental y no debe quedar eclipsada por consideraciones económicas. Abordar la triple crisis planetaria -hambre, pérdida de biodiversidad y degradación medioambiental- requiere un enfoque equilibrado e integrado. Los impactos catastróficos de la deforestación, las sequías y la contaminación subrayan la necesidad urgente de cuestionar y revisar el modelo de desarrollo imperante, basado en la explotación y el saqueo de los recursos naturales.

Desigualdad regional y defensores del medio ambiente:

América Latina y el Caribe se caracterizan por marcadas desigualdades en el acceso a los recursos naturales, a menudo exacerbadas por la corrupción y la impunidad. La región es la más peligrosa para los defensores de los derechos humanos medioambientales, ya que muchos pierden la vida cada año. Los informes de Global Witness y Front Line Defenders ponen de relieve las peligrosas condiciones a las que se enfrentan quienes defienden el medio ambiente, el agua y la tierra.

Contaminación y necesidad de transformación:

Se habló de los altos niveles de contaminación del agua, el aire y el suelo, y se hizo un llamamiento urgente para transformar los modelos de producción y consumo. La sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía sostenibles es crucial para lograr un clima seguro y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes.

Compromiso ciudadano y educación ambiental:

Se subrayó el papel de la educación ambiental en el fomento del compromiso cívico, en particular su importancia a la hora de implicar a niños y jóvenes. Garantizar su participación en los procesos de toma de decisiones es vital para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La inclusión de grupos marginados -mujeres, jóvenes, pueblos indígenas y afrodescendientes, adultos mayores y la comunidad LGBTQ+- es esencial para un progreso equitativo.

Protección estratégica de los ecosistemas y justicia climática

Los oradores destacaron la necesidad de cooperación regional para proteger ecosistemas cruciales, que son mantenidos por los pueblos indígenas y las comunidades locales. Se instó al Norte Global a abordar su «deuda climática» con el Sur Global, haciendo hincapié en la necesidad de mecanismos de financiación justos que no agraven la carga de la deuda de los países en desarrollo.

El Acuerdo de Escazú

El Acuerdo de Escazú fue elogiado como un hito para la protección del medio ambiente en la región. Es el único tratado internacional que incluye disposiciones vinculantes para la protección de los defensores del medio ambiente y pretende superar las barreras que impiden el acceso a los derechos y evitar la discriminación.

Plan de acción para los defensores de los derechos humanos medioambientales:

En la Tercera Reunión de la Conferencia de las Partes (COP 3) del Acuerdo de Escazú, en abril de 2024, se aprobó un Plan de Acción Regional. Este plan tiene como objetivo implementar acciones estratégicas para la plena realización del Artículo 9 sobre defensores de derechos humanos ambientales.

Avanzando hacia los ODS 2030:

El evento concluyó con un recordatorio aleccionador de que la mayoría de los ODS están en camino de alcanzar sólo el 22% de cumplimiento en la región. Se debatió la integración de los ODS, en particular el ODS 11 (Ciudades y comunidades sostenibles), con otros objetivos como el ODS 5 (Igualdad de género), el ODS 4 (Educación de calidad) y el ODS 13 (Acción por el clima).

Llamamiento a la acción:

Los derechos humanos son fundamentales para alcanzar la Agenda 2030. Los participantes pidieron una mayor concienciación sobre las amenazas existenciales a las que se enfrentan la humanidad y el planeta. Se hizo un enérgico llamamiento a un mayor compromiso ético y político con la dimensión medioambiental de la Agenda 2030, reconociendo la crisis climática como la cuestión definitoria de nuestro tiempo. Se requieren acciones decisivas y urgentes para garantizar la supervivencia y el bienestar de las generaciones actuales y futuras.

El acto se cerró con un acuerdo unánime sobre la necesidad de soluciones duraderas que puedan responder eficazmente a los retos medioambientales a los que se enfrentan la región y el mundo.