GCAP condena firmemente los recientes casos de racismo relacionados con la pandemia del coronavirus y reclama acciones firmes por parte de los Gobiernos, sociedad civil y comunidad internacional.

La pandemia del coronavirus ha sacudido a mucha gente y ha ocasionado un desastre sin precedentes, generando un impacto enorme de vastas consecuencias. Mientras el miedo y la incertidumbre se han extendido con el virus, han habido incontables actos de generosidad, apoyo y comprensión a lo largo de todo el mundo. Además, Llamado Global contra la Pobreza (GCAP), se encuentra preocupado por el incremento de actos violentos de naturaleza racista, discriminación racial, xenofobia e intolerancia.

Contamos con informes que acreditan actos de racismo evidente contra africanos en China, donde muchos han sido sometidos a tests obligatorios y cuarentenas, han sidodesalojados y se les han denegado servicios. Varios medios de comunicación informan que la comunidad africana en Guangzhou se encuentra en vilo después de que las cifras de contagios entre la población sin hogar se hayan hecho públicas, lo que unido a que las autoridades chinas hayan alertado de los casos importados de coronavirus, ha conducido inevitablemente a la xenofobia. Muchos han sido deshauciados de sus casas y hoteles, a pesar de no haber viajado, no tener síntomas ni haber tenido contactos con pacientes del COVID-19. Este problema no está aún resuelto. GCAP condena firmemente estos actos de discriminación y reclama a las autoridades chinas que pongan fin a cualquier acto que pueda comprometer la dignidad humana.

GCAP condena igualmente cualquier plan que tenga por objeto realizar tests a poblaciónes vulnerables en Africa. Los africanos, como cualquier ser humano, no son conejillos de indias. Los test han de ser desarrollados de conformidad con los protocolos internacionales. Hablar sin conocimiento e irresponsablemente no hace sino contribuir a alimentar el racismo.

GCAP denuncia igualmente los casos de racismo contra chinos y orientales en general, denunciados tanto a través de las redes sociales como, fuera de internet, en varias regiones.

Tales actos de xenofobia y racismo, así como los realizados por razón de linaje o descendencia (DWD) antes y durante la crisis, son algunas de las actuales y principales causas de desigualdad, violencia y conflicto.

Estos actos no solo infringen los principios fundacionales de Naciones Unidas (NU), sino también los principios de igualdad y no discriminación consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Además, estas actuaciones van igualmente en contra del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sotenible (ODS) acordados por todos los Gobiernos, que colocan al ser humano en el centro de todas las cuestiones.

Los Estados tienen el deber de proteger y fomentar los derechos fundamentales y las libertades de todas las víctimas.

Descargar la declaración aquí.

Foto: Africanos frente al hotel Don Franc en Guangzhou, antes de la crisis del coronavirus. (Origen: CNN)